31 DE MARZO DE 2019

DONDE CRUZAN LAS BRUJAS

Por Abril Vázquez

Si hablamos de muralismo mexicano nos vienen a la cabeza nombres como David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco y Diego Rivera; pero rara vez escuchamos hablar de Aurora Reyes quien se atrevió a subirse a los andamios cuando eran ocupados en su mayoría por hombres.

Aurora Reyes es un personaje casi desconocido, nació en Hidalgo del Parral el 9 de septiembre de 1908, fue una artista plástica y poetisa Mexicana.

Cuando Luis Echeverría era joven mantuvo una relación de amistad con Aurora, fue ella quien lo presentó al círculo intelectual de la época, el círculo que lo formó en su momento. Cuando ocurre la matanza de Tlatelolco, en 1968, Aurora queda devastada al saber que alguien a quien apoyó fuera participe en una masacre de ese tipo. Al llegar Echeverría a la presidencia le pide que sea la primera mujer en dirigir Bellas Artes, a lo que ella respondió  “Yo no hago trato con asesinos”, por esto queda vetada de la historia cultural del país. Sufre una “muerte” administrativa, no se le permitió exponer su obra ni publicar sus poemas en ninguna institución nacional. La censura no acabó en el sexenio de Echeverría, en casi todas las administraciones posteriores se han censurado sus pinturas y poemas en actos oficiales.

Su padre y abuelo eran militares, el servicio de su padre lleva a la familia a emigrar Hidalgo del Parral. Su abuelo muere durante el cuartelazo del nueve de febrero de 1913 al inicio de la Decena Trágica, este evento obliga a su padre a regresar a la capital para asistir al funeral. Debido a las constantes persecuciones políticas, su padre pide al resto de la familia realizar un viaje en mula desde Chihuahua para reunirse con él en la capital. Como su familia estaba en contra del régimen no tuvieron muchas oportunidades económicas. Su madre horneaba pan en casa y Aurora lo vendía en el mercado de La Lagunilla, esta vida con carencias la lleva, desde muy joven, a unirse al partido comunista en donde empezó a dar un marco ideológico a sus inconformidades.

A la edad de 13 años, aprovechando que la situación nacional se había estabilizado, ingresa a la Escuela Nacional Preparatoria. Fue expulsada un año después por confrontarse con una prefecta por causas políticas. Allí se hace amiga de Frida Kahlo, a quien le dedicó la obra “Retrato de Frida frente al espejo” en 1946. Ingresa a la Escuela Nacional de Bellas Artes, pero tampoco concluye sus estudios, prefiere ser autodidacta.

Su primera exposición individual ocurre en 1925, en la galería ARS. A partir de ahí expone su obra en el Salón de la Plástica Mexicana y participa en exhibiciones colectivas en Francia, Cuba, Estados Unidos y México. En 1927, empezó a dar clases de dibujo y pintura en la Secretaría de Educación Pública, de la que se retiró hasta 1964.

Aurora se encargó de que su obra siempre estuviera basada en problemáticas sociales, luchó por la igualdad en México, su pasión al defender estas causas le dio el apodo de la “Magnolia Iracunda”.

Se involucró en diferentes movimientos tanto culturales como políticos, en 1935 se unió al grupo de intelectuales en la “Tribuna de México” donde se formaron varios en oratoria, pensamiento libre y debate. Ingresa a la Liga de escritores y artistas revolucionarios (LEAR) en 1936;  agrupación basada en los “frentes populares de intelectuales antifascistas” formados alrededor del mundo. 

Fue este mismo año en el que ganó por un concurso la oportunidad de pintar el mural del vestíbulo del Centro Escolar Revolución, a este mural se le llama incorrectamente “Atentado a los maestros rurales” Aguilar Urbán pone énfasis en que el nombre que Aurora le dio a la obra fue “Atentado a las maestras rurales”, en ella podemos ver una maestra rural representada como heroína, en pugna con los intentos gubernamentales por erradicar la educación religiosa en las escuelas.  Fue este mural el que le ganó el honor de ser la iniciadora del movimiento muralista femenino en México.

Aunque nunca se declaró abiertamente feminista, el abordaje de la mujer en su obra siempre fue reivindicador. Sus preocupaciones son claro ejemplo de una feminista adelantada a su época. Entre sus luchas se encuentran el derecho al voto, como dirigente sindical promovió la creación de las primeras guarderías, también abordó el tema de la maternidad destacando el heroísmo de las madres.

En 1960 se unió con otros intelectuales en la lucha a favor de los prisioneros políticos en México, también participó en las marchas estudiantiles del 1968, incluso tuvo que esconderse en el hospital psiquiátrico ¨La Castañeda¨ durante la matanza del 2 de octubre.

Reyes nos dejó como legado varios murales, Atentado a las maestras rurales de 1936, en el Centro Escolar Revolución; Trayectoria de la cultura en México; Presencia del maestro en los movimientos históricos de la patria; Espacio, objetivo futuro y Constructores de la cultura nacional de 1962, en el Auditorio 15 de mayo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación; y Primer encuentro, en Coyoacán. Como poetisa nos dejó “Madre nuestra la tierra”, “Estancia en el desierto”, “Hombre de México” (que fue censurado en un evento por el ex director de Televisión Educativa, Fausto Alzati), entre otros.

A pesar de haber sido una artista prolífica, Reyes murió casi en el olvido en 1985. Como todo acto en su vida su entierro fue simbólico, sus cenizas fueron plantadas en las raíces de una magnolia que ella misma había sembrado en su casa de Coyoacán.

Aurora se desarrolló en un ambiente masculino, el México post-revolucionario, en donde las mujeres no estaban incluidas, aunque tuvo que esforzarse más que sus compañeros nos dejó obra igual de importante, su nombre merece mencionarse con tanto orgullo como el de los demás muralistas. Las mujeres merecemos ser parte de la historia oficial, el hecho de borrarnos nos hace carecer de ella, nos vuelve invisibles, nos refuerza la idea de que las mujeres no podemos hacer grandes cosas. Historias como la de Aurora nos recuerda que no es así, que nunca hemos sido, ni seremos el sexo débil, solo hemos sido el género oprimido.

Originalmente publicada en:
http://jornadabc.mx/opinion/31-03-2019/donde-cruzan-las-brujas-aurora-reyes w