30 DE DICIEMBRE DE 2018

Donde las brujas cruzaron

MERITXELL CALDERÓN VARGAS

En esta última colaboración del año 2018 con La Jornada BC, tengo el gusto de avisarles que las brujas ya cruzamos. Pasamos por procesos personales, reconocernos a nosotras mismas y a otras como parte de un gran grupo que ha sido discriminado históricamente y ponernos a buscar formas de emancipación y de hacer vigentes nuestros derechos; pasamos por maltratos de quienes ostentan el poder desde una postura discriminatoria y absurda y sobrevivimos, estamos vivas y presentes porque no nos dejamos vencer y porque ha sido y será muy difícil frustrar nuestros proyectos porque, hasta ahora, no los hemos necesitado.

Muchas ya estamos del otro lado, no me refiero a la frontera ficticia que impusieron los del vecino país del norte en acuerdo con algunos mexicanos traicioneros, hablo de que ya estamos al otro lado de la máquina de rayos X del análisis de poder y de género, acá de este lado podemos ver muchas de las fracturas y lesiones que ha hecho el poder político partidista a nuestra sociedad usando como pretexto contar con “la verdad” y con el derecho “natural” a imponerse por la fuerza sobre las mujeres.

Nosotras de acá vemos con desprecio sus prácticas oscuras donde grupos de poder toman los espacios ciudadanos con el fin de obstaculizar los procesos de vigilancia y rendición de cuentas, donde frenan los procesos hacia una ciudadanía informada y un gobierno abierto porque les conviene que se siga gobernando desde espacios opacos y mugrosos. Vemos cómo hacen todo tipo de acuerdillos para después cobrarle el favor político a quienes se mantienen del dinero público y vivir de las migajas de poder y bienes que les dejan los grandes dinosaurios de los gobiernos de siempre.

Estamos algo lejos de estar detrás del microscopio que detecta la corrupción porque para ello hace falta un gran número de personas dispuestas y preparadas para hacer auditorías, para revisar programas y normas, para estar pendientes de cada peso que se gasta en nombre del “pueblo” y todavía somos muy pocas las personas que enfocamos nuestras energías a ciudadanizar el gobierno y a buscar espacios de vigilancia donde no recibimos más que el aplauso de algún pariente alcahuete.

Lo que sí puedo advertir es que las mujeres en Baja California de los partidos políticos, de la Sociedad Civil y de los grupos feministas estamos cada vez más unidas para exigir lo que nos toca, el día 28 de diciembre de 2018 pudimos ver cómo la Mtra. Olga Viridiana Maciel defendió con argumentos fuertes, claros y contundentes el derecho de las mujeres a ser parte del poder público, el derecho a la paridad entre mujeres y hombres; vimos hace unos días cómo politiquillos de partidos totalmente desinformados alegaban en la Sesión Extraordinaria del Consejo General Electoral de Baja California que las acciones afirmativas discriminan a los hombres, que se vulneran los derechos humanos, que se viola la autodeterminación de los partidos al “obligarles” a poner en la lista de Representación Proporcional a las mujeres. No fueron pocas las aberraciones legales de las cuales se colgaban meciéndose a diestra y siniestra los partidos como el PRD, PT, Movimiento Ciudadano y Transformemos para oponerse a la paridad. Vimos como el PRI defendió el derecho de las mujeres a votar y ser votadas con toda contundencia y de manera muy objetiva y apegada a las normas. El Partido Verde se sumó al proyecto que presentó la Comisión de Igualdad de Género y No Discriminación que, por un lado, establecía que han de ser 3 las primeras ediles de los Ayuntamientos de Baja California, que se debe cumplir con la cuota de género en el Congreso local y que para asegurar la participación de las mujeres las diputaciones por representación proporcional, las famosas “pluris”, serían espacios para las mujeres. De las 6 personas que integran el Consejo General Electoral solamente la Mtra. Viridiana y Abel Muñoz Pedraza defendieron los derechos de las mujeres, los otros 4 – entre ellos una mujer- negaron nuestro derecho y se escudaron en discursos ilegales, prevaricaron, hablaron de historia, patalearon y votaron en contra. 

Siempre lo hemos sabido, cuerpo de mujer no garantiza que se busque la positivación de los derechos de las mujeres, pero cada vez más mujeres se dan cuenta de que si vamos juntas y aliadas en las causas a las que dedicamos nuestro tiempo, es más probable que logremos un resultado más eficiente y eficaz. Nosotras ya cruzamos, estamos del otro lado de la barda, no esperamos que un señor nos diga si podemos o no publicar tal o cual tema, no esperamos a que nos den luz verde para iniciar un proceso legal en la búsqueda de nuestras libertades, no vamos a pedirle permiso a ningún líder de partido ni de ninguna parte para unirnos a ser más fuertes.

Durante 2018 tuve el gusto de sintonizarme en el activismo y reflexión con muchas mujeres jóvenes que participaron en esta columna de opinión, juntas logramos presentar temas que pocas personas se atreven a publicar, juntas fuimos a foros a diferentes municipios de Baja California a exponer cómo es que los derechos de las mujeres en nuestro Estado han avanzado pero que necesitamos que este avance no se detenga, que es justo y es necesario que todas las interesadas hagamos seguimiento puntual de las políticas públicas a favor de las mujeres y las niñas, buscamos alianzas con otras mujeres y las vamos a consolidar durante 2019.

Las brujas ya cruzaron desde hace rato y ni cuenta se dieron, cada vez somos más y más fuertes, no teman, no les vamos a chupar la energía ni nada, vamos a buscar justicia con argumentos y desde los marcos legales, usaremos la misma fuerza que han usado para oprimirnos para nuestra propia liberación y lo vamos a disfrutar mucho. Felices fiestas invernales tengan todas y todos ustedes que tienen el buen gusto de leerme, que el próximo año venga lleno de cambios a favor de la libertad y la justicia.

Cielos de Tijuana
@Chanclizquierda

Originalmente publicado en:
http://jornadabc.mx/opinion/30-12-2018/las-brujas-las-brujas-cruzaron-y-ni-cuenta-se-dieron